La contribución del Dr. Robert Hickman

18/04/2019
Cateter Hickman

La semana pasada revisando nuestras redes sociales (y gracias a un chivatazo de @PauMatalap) leíamos con gran pesar en la página de Childhood Cancer Project que el Dr. Robert Hickman (Figura 1) fallecía a los 92 años de edad. En dicha página se hacía mención a la labor realizada por Hickman dentro del campo de la Oncología (aunque él en realidad era nefrólogo pediátrico).

Figura 1. Dr. Robert Hickman. Foto cortesía de Fred Hutch Arnold Library

Parafraseando a Hickman “Las personas hacen contribuciones de muchas maneras…” podríamos decir que su contribución desde un punto de vista meramente científico fue algo relativamente sencilla, pero su invención evitó más dolor, sufrimiento y ansiedad de lo que jamás nadie pudo imaginar.

El catéter Hickman fue “un regalo para el mundo” y transformó la manera en que los médicos podían acceder al torrente sanguíneo de los pacientes.

Este catéter central (semiimplantable/ tunelizado) vio su luz debido a la aparición de varias necesidades desesperadas:

  1. La necesidad a la que se enfrentaban los primeros pacientes de trasplante de médula ósea (TMO): ¡una pesadilla sin fin de venopunciones.
  2. “Los pacientes se morían de hambre nutricionalmente hablando” ya que muchos de ellos no podían ni comer ni beber debido a la agresividad de los tratamientos oncológicos de quimioterapia y radioterapia, teniendo que ser alimentados por vía intravenosa (IV). Problema: ¡encontrar una vena para poder administrarlos!.

En realidad lo que Hickman hizo fue utilizar el catéter Broviac (desarrollado en 1968, biocompatible de silastic) en un paciente sometido a trasplante de médula ósea (lo cuál no se había hecho hasta entonces) debido en parte a que las enfermeras intentaron en numerosas ocasiones encontrar una vena utilizable en un paciente con leucemia avanzada. El paciente en esta ocasión falleció pero su respuesta positiva a la nutrición parenteral (NP) fue lo suficientemente dramática como para abrir los ojos a este respecto y que Hickman colocara gradualmente más y más catéteres en este tipo de pacientes.

Como ya hemos dicho, el papel de las enfermeras tanto en la aparición como en la evolución del catéter Hickman fue fundamental y sugerencias como “necesitamos un catéter de mayor calibre” o “necesitamos extraer sangre” fueron factores tenidos en cuenta a la hora de desarrollar los nuevos dispositivos hasta llegar al diseño del catéter actual.
Así nació el catéter Hickman (Figura 2) un catéter utilizado para nutrición parenteral, extracción de sangre y administración de quimioterapia.

Figura 2. Catéter Hickman. Foto cortesía de Derek Roebuck

Paciente oncológico/hematológico y acceso vascular

En la actualidad son tres los dispositivos de acceso venoso central (CVAD, por sus siglas en inglés) que se usan de manera rutinaria en la administración intravenosa de tratamientos oncológicos y hematológicos: catéteres centrales de inserción periférica (PICC), catéteres centrales tunelizados o semimplantables (tipo Hickman) y catéteres reservorio.

El principal beneficio de estos dispositivos vasculares es el de evitar entre otros la multipunción en este tipo de pacientes, preservar su vasculatura periférica y en el caso de la administración de fármacos o drogas vesicantes es de obligatorio uso.

La elección del dispositivo vascular (DAV) más apropiado en el paciente oncológico/hematológico a veces puede ser complicado y elegir el tipo de dispositivo es el resultado de un proceso de colaboración multidisciplinar, teniendo en cuenta la duración de la terapia prescrita, la terapia de apoyo anticipada, la evaluación física, el historial del paciente, el sistema de apoyo y los recursos, la capacidad del paciente para el cuidado del dispositivo, la disponibilidad del dispositivo y la preferencia del paciente. Se recomienda encarecidamente el uso de un enfoque estructurado para facilitar una evaluación integral y el desarrollo de un plan de atención de acceso vascular antes del inicio de la terapia. Todos los pacientes deben recibir información verbal y escrita clara y completa que explique los riesgos, los beneficios y el cuidado del dispositivo.

Figura 3. Hickman paciente oncohematológico. Foto propiedad de GruMAV

Muchas cuestiones sobre la elección del dispositivo aún son asuntos de investigación, y se espera que los ensayos clínicos aleatorizados (ECA) en curso resuelvan al menos algunas de las controversias. Lo que sí ha quedado claro es que el material de elección ya no es la silicona sino las nuevas generaciones de poliuretanos que admiten altas presiones y flujos (llamados power injectable) que han derivado el Hickman clásico en silicona a un PowerHickman que añade esta ventaja a todas las que ya presenta de manera propia

Existen enfoques centrados en el paciente en el área del acceso vascular, pero son limitados. Los informes publicados sobre el uso de dispositivos de acceso vascular en el contexto del tratamiento oncológico han tendido a centrarse en factores médicos y económicos como el costo, el mantenimiento, la infección y otro tipo de complicaciones prestando menos atención a las experiencias y perspectivas de los pacientes. Por lo tanto, es difícil obtener una imagen clara de cómo se siente los pacientes con este tipo de accesos vasculares.

Desarrollar una mejor comprensión de estas experiencias ofrecería una visión importante de las funciones que desempeñan estos dispositivos en la calidad de vida de los pacientes y en su tratamiento.
Sería interesante el tener una comparativa de los efectos y experiencias de estos tres tipos de accesos vasculares en los pacientes oncológicos/oncohematológicos a la hora de guiar la selección del acceso vascular y no solo elegirlo porque sea el más “clínicamente adecuado”, en palabras del Dr. Hickman: “Tratamos con pacientes. Trabajar con ellos es maravilloso y contribuyen mucho en nuestras vidas”, luego, ¿por qué no tener en cuenta su experiencia y preferencia a la hora de seleccionar el acceso vascular más adecuado?.


Bibliografía

  1. Medical Alumni – Alumnus profile: Robert O. Hickman
  2. Dovepress – Pediatric central venous access devices: nursing interventions
  3. Donnall Thomas et al. One Hundred Patients with Acute Leukemia treated by Chemotherapy, Total Body Irradiation and Allogeneic Marrow Transplantation. Blood 1977; 49(4): 511-532.
  4. Maki DG, Kluger DM, Crnich CJ. The risk of bloodstream infection in adults with different intravascular devices: a systematic review of 200 published prospective studies. Mayo Clin Proc 2006;81:1159–1171.
  5. Bishop L, Dougherty L, Bodenham A, et al. Guidelines on the insertion and management of central venous access devices in adults. Int J Lab Hematol 2007;29:261–278
  6. Maurizio Gallieni, Mauro Pittiruti, Roberto Biffi. Vascular Access in Oncology Patients. CA Cancer J Clin 2008;58:323–346.
  7. Alex M. Barnacle, Owen Arthurs, Derek Roebuck, Malfunctioning central venous catheters in children: A diagnostic approach. Pediatric Radiology 2008; 38(4):363-78.
  8. Verena Wiegering et al. Thrombosis as a complication of central venous access in pediatric patients with malignancies: a 5-year single-center experience. BMC Hematology 2014, 14:18.
  9. Vineet Chopra et al. The Michigan Appropriateness Guide for Intravenous Catheters (MAGIC): Results From a Multispecialty Panel Using the RAND/UCLA Appropriateness Method. Annals of Internal Medicine 2015; 163(S5): 6.
  10. B. Sousa et al. Central Venous Access in Oncology: ESMO Clinical Practice Guidelines. Ann Oncol 2015; 26 (S5): 152-68.
  11. Olivia Wu et al. Hickman catheter and implantable port devices for the delivery of chemotherapy: a phase II randomised controlled trial and economic evaluation. British Journal of Cancer 2016;114: 979-985 .
  12. Sergio Bertoglio et al. Improving outcomes of short peripheral vascular access in oncology and chemotherapy administration. J Vasc Access 2017; 18 (2): 89-96.
  13. Irappa Madabhavi et al. A Study of Use of “PORT” Catheter in Patients with Cancer: A Single-Center Experience. Clinical Medicine Insights: Oncology 2017; 1–6.
    Ryan et al. Protocol for a systematic review and
thematic synthesis of patient experiences
of central venous access devices in
anti-cancer treatment
. Systematic Reviews (2018) 7:61.

Leave a Comment